La bayoneta [1660-1704] Su uso y su ausencia en los ejércitos del rey

Etimología

El término bayoneta, procede del francés bayonnette [tb. baionnette] siendo aplicado - al menos desde principios del s.XVII - a unos puñales o dagas fabricados en la ciudad de Bayona, para posteriormente pasar a denominar el arma blanca colocada a punta de fusil.

En el "Tresor de recherches et antiquitez gauloises et françoises" se indica sobre los "baioniers" que hacían las mejores dagas: "y fait de meilleures dagues qu'onappelle des bayonnettes, ou des bayonnes simplement".

La primera voz bayoneta pues, fue usada para denominar un característico "poignard".

Primeras bayonetas [h.1660*]

Gasparo Squarzafigo, superintentendente de las fortalezas de Castilla, nos daba noticia en la década de 1660, de una invención que empleaban los franceses:

Hicieron reflexion que en los asaltos , salidas, y otras semejantes operaciones se hallaban los soldados sin armas con que herir ; y que no convenia privarse de la gran conveniencia que se sigue de las bocas de fuego. Emulando pues los Romanos, propusieron de armar algunas Compañías de escopetas, y dar á cada soldado un hierro de partesana para llevar á la pretina , dispuesto con dos hierros y un muelle de tal suerte que disparando la escopeta, pudiesen encaxar dichos hierros en la boca del cañon , y afirmarlos con el muelle , sirviéndose despues de la escopeta como de partesana. [...] Mucho conviniera ampliar el uso de esta arma.
No obstante esta valoración favorable, indicaba:

La práctica, que da el postrero lustre á las especulaciones, ha enseñado , que siendo escopetas, y no arcabuces á cuerda , se suelen descomponer las llaves, y no estar prevenidas las piedras , por lo que faltan muchos tiros. Los hierros de partesana se pierden , y se afloxan los muelles sin tenerse en los cañones. No se puede en el mismo tiempo disparar y usar de la partesana. Al executar el golpe contra la Caballería se hallan cortas; y en retirándolas para herir con mas fuerza al caballo , puede recibirse algun daño.
Después, proponía el tratadista el desarrollo de un arma que soslayara los dos principales problemas: la poca ofensa que se hacía con estas menguadas "partesanas" dada su cortedad, y la inutilización de la boca de fuego al encajar el hierro de la partesana en el cañón. Esta invención era bautizaba como "espadarcabuz"... con una hoja de siete palmos, y un total de catorce nada más y nada menos.

Valoraba no obstante, que en la mosquetería no debería realizarse cambio alguno, puesto que era el mosquete vizcaíno "instrumento a todos superior, formidable e inimitable a nuestros enemigos". Sentenciaba este capítulo con un "dexemos pues á los Franceses que investiguen armas para oponerle , que á los nuestros basta bien y diestramente manejarle".

¡Que inventen ellos! que sentenciaría alguien siglos después.

* La bibliografía común nos refiere su uso desde la década de 1640, pero las referencias que he hallado a ese momento son indirectas.


Las nuevas bayonetas [h.1680]

Acudiendo a la bibliografía extranjera, sabemos que estas primigeneas bayonetas que se insertaban en la misma boca del cañón, iban usándose en otros ejércitos.

Turner, en su Pallas Armata (1671) habla de "knives whose blades were a foot long, with hafts to fill the bore of the musket", más o menos: "cuchillas de un pie de largo que entran en la boca del mosquete".

Parece que no fue hasta la década de 1680, que se desarrolló la bayoneta en su forma "moderna" sujeta al cañón exteriormente a éste, y no encastada en su interior, fijada mediante una embocadura anular que evidentemente, no obturaba la boca de fuego.

Todavía en 1684, en "Les Travaux de Mars ou l'art de la guerre", se comentaba acerca de la "Bayonnette ou une petite lame montee dans un manche de bois" la cual "le soldat s'en sert dans quelques occasions comme d'un demi-pique, en mettant son manche dans le Canon de son mousquet ou de son fusil". O sea: "una pequeña hoja montada en un mango de boj" la cual "el soldado usa en aquella ocasiones como un media pica, metiendo su mango dentro del cañón de su mosquete o de su fusil".

Hugh Mackay [1691], nos da noticia de su buen uso contra los highlanders escoceses, que atacaban en tropel, disparando sobre la carrera y lanzándose con sus espadas sobre los "consternados" soldados británicos que habrían quedado desarmados tras la descarga de sus mosquetes, disparo que procuraban realizar a distancia corta para asegurar el tiro, no disponiendo de tiempo para desenvainar la espada:
I say, the General having observed this method of the ennemy, he invented the way to fasten the bayonet so to the mufle without, by two rings, that the soldiers may safely keep their fire till they pour it into their breasts, and then have no other motion to make but to push as with a pick.Así, los soldados abrirían fuego como solían disparando a los pechos a corta distancia, y con este nuevo método de asegurar la bayoneta [arma de ese nombre en sus dos maneras antigua y nueva] tendrían una "pica" en las manos con la que jugar el cuerpo a cuerpo.

Y mientras, en los ejércitos del rey de España, se seguían usando los pesados mosquetes vizcaínos. Porque aquellos mosquetes al uso de otras naciones en los cuales se acoplaba la bayoneta, eran más ligeros - quizás intermedios entre los arcabuces y los mosquetes vizcaínos empleados por los ejércitos del rey - y así se podían manejar como arma de asta sin precisar el soldado de gran fuerza.
Se seguía confiando en estos mosquetes , quizás por una mezcla de tradición [las gloriosas acciones que en guerras pasadas se han ancanzado con el mosquete vizcaíno, como referirá Medrano] quizás por tener allí asentadas las principales Reales Fábricas, y sobretodo, por su potencia de fuego, no equiparada por los mosquetes a la manera moderna.


La opinión de Sebastián Fernández de Medrano [1699]

Sabemos que en 1677, su opinión sobre el uso del mosquete en campo era la de cualquier otro tratadista más de la época. Nada modificaba la terna de arcabuz, mosquete y pica.
En 1687 y 1691, nada dice de este arma usada en batalla, pues en sus tratados se ocupa de la artillería y de la defensa de plazas fuertes.
Pero en 1699, en el primer capítulo del segundo libro de "El perfecto artificial, bombardero y artillero", adicionado a "El perfecto bombardero, y practico artificial" que había visto en solitario la luz en 1691, se ocupa Medrano del mosquete, y nos dice:

este le tienen hoy todas las naciones tan manejable, que fiendo en su calibre poco diferente á el de Biscaya es mas ligero , y armado con tal caja, que su culata es de tal proporcion en la grandeza , que quando el soldado lo lleva a el ombro va , como en equilibrio , teniendo mas la ventaja de que quando la pelea lo afirma entre el brazo y pecho, de tal modo que la coz no le ofende, lo que no fuccede con el Mosquete Biscayno , por ser de gran peso , y con una culata tan sumamente pequeña que por no hacer contrapeso revienta al soldado en la marcha , y estando en un mampuesto a tres, ó quatro tiros le desbarata el carrillo, y pecho , motivado de el poco objeto de dicha culata , y es evidente que siendo el hierro de Biscaya el de la mejor ley, que se podrian fabricar los Mofquetes mas ligeros , y guarnecerlos con cajas que tienen la ventaja que se ha dicho , aunque tuviese su calibre algo menor, y en tal caso escusava el mosquetero la horquilla y qualquiera seria capaz de servir con el [...]
Queda claro que se trataba de un arma pesada y de difícil manejo, y que Medrano apreciaba una ventaja en los ejércitos de naciones que usaban unos mosquetes más ligeros, aunque se contradice un tanto, diciendo en primer término que los empleados por otras naciones son de igual calibre, y al final que el aligeramiento provocaría seguramente dar lugar a un arma de menor calibre [y potencia].

En esta imagen de "El perfecto artificial, bombardero y artillero" en su edición de 1699, donde se ilustra "como se guarnece la infantería con caballos de Frisa" podemos ver un grupo de infantes, con el típico sombrero de los granaderos, armados con bayoneta. La copia de 1691 que he consultado no disponía de imágenes. 

También apostaba por reformar la pica, reduciendo su longitud, y sobretodo, su número, refiriendo de nuevo a la bayoneta en los ejércitos que "todas las naciones usan":

añadiendose á esto el que cada soldado tiene tambien su pica por llevar, en lugar de espada, una cuchilla ó terciado que llaman bayoneta , laqual tiene un mango hecho a proposito para meterle en dos anillos que le ponen en la caja hacia la boca, quedando fuera de esta toda la cuchilla, ó bayoneta , y el soldado armado deboca de fuego y pica, sin estorvar uno a otro, otro, siguiendose el beneficio de que con esta cuchilla se pueda hacer fajina ofreciendofe el caso, y tambien de que no estorva como laespada larga quando hace exercicio el esquadron , ó va en fila en tina marcha , y han hallado tambien con venir hechar á los mosquetes chispa y serpentin, este paraque con la cuerda sea permanente en un mampuesto, y aquel para la promtitud de salidas, correrias y occupar pueftos.
Asimismo, nos refiere que las llaves de los mosquetes de otras naciones eran de "chispa y serpentín", reservando la cuerda para ocasiones de mampuesto [o sea, para su uso en plazas fuertes] al contrario que sucedía en España, donde se usaba universalmente el mosquete vizcaíno con llave de mecha.

La valoración de D.Melchor Alcazar y Zúñiga [1701]

Aprobado en 1701 e impreso en 1703, dedicado a Felipe V, el "Arte de esqvadronar y exercicios de infanteria" del maestro de campo Melchor Alcazar y Zúñiga es de los últimos tratados del periodo de los Tercios. El marqués propone la sustitución del espadín [o de la espada] por la bayoneta, y lo razona de la siguiente forma:

Y asimismo me parece, que feria muy conveniente armar todos los Arcabuceros, ( y aun Mosqueteros) de Vayonetas , pues no tiene duda que fon armas de grandissima vtilidad, y provecho, en lo ofenfivo, y defensivò ; y que vnidas con las Picas pueden refiftir mas qüalquier choque de la Cavalleria y qué en el casó de llegar a cerrar vn Efquadron con otro, fon mejores armas, qué las espádas, y mas segurás para là honra de los Esquadrones porque los Mófqueteros, y Arcabuceros que
huvieren de llegar à poner la espada en la mano es menefter que fuelten las armas por el embaraço que precisamente les han de házer y y vna vez dexadas queda mal puesto el credito del Efquadron, sea vencedor ó vencido. Si venció por el desayre de averlas soltad y por la falta que le pueden hazer,
si cargando à el enemigo sucede el rehazerse el Esquadron cargado, ó sèr socorrido de otro. Si fue
vencido, y antes soltó las armas , para servirse de la espada, ademas de la deshonrra de averlas perdido en la batalla queda incapaz de rehazersè, ni conservar vna buena retirada. : añadiendose a estas razónes el embarazo que causa la espáda  asi para las continuas marchas como para todos los exerciciós de la Infanteria y poder disponerse las Vayonètas enl a fabrica en tal proporción que no se diferencie mucho de los espadines que hoy se traen.


Escuadrón ilustrado en el "Arte de esqvadronar y exercicios de infanteria" del maestro de campo Melchor Alcazar y Zúñiga, aprobado en 1701 e impreso en 1703, dedicado al rey Felipe V, mostrando piqueros en el centro, arcabuceros con sus armas al hombro en las guarniciones, y mosqueteros con los mosquetes apoyados sobre la horquilla en los costados y una primera hilera de soldados armados con partesanas 


Las últimas Ordenanzas antes de la adopción del pie regimental

En las Ordenanzas Generales de 1702, las últimas de los Tercios antes de que los ejércitos pasaran al pie regimental en 1704, ya quedará - expresamente - abolido el mosquete vizcaíno, consagrada la llave de chispa, y se referirán, por vez primera, reglamentariamente, las bayonetas.

Conclusión
No parece pues, que el uso de la bayoneta fuera largo entre los Tercios, y desde luego, a lo que parece, habíase cedido la innovación de la que se hizo gala en el siglo XVI [con los primeros usos de arcabuces y mosquetes] a otras naciones de Europa.
Publicar un comentario