Clavar cañones

Por clavar un cañón, se entiende la operación que consistía en inutilizar los cañones del enemigo introduciendo precisamente un clavo por el fogón de la pieza de artillería, de manera que este quedaba inutilizado, pues era precisamente este fogón - agujero en el cañón - por donde se prendía la pólvora alojada en la recámara.

En la primera escena de la película Alatriste se entiende que la encamisada tiene como uno de sus objetivos, precisamente, el inutilizar las piezas de los rebeldes holandeses.

Era una facción de guerra que no era infrecuente, por los testimonios que nos han dejado distintos cronistas:

Bernardino de Mendoza
Los rebeldes de la villa [de Harlem], entre otras salidas, hizieron una con seiscientos alemanes por la Sylporta, con disignio (a lo que refirieron prisioneros) de desalojar a los nuestros del rebellín, [...] viniendo por las espaldas de las trincheas a clavar la artillería, ayudados de la niebla que hazía, con la cual llegaron sobre la misma artillería con tanta osadía algunos rebeldes que, peleando junto a los cañones, murieron, hallándoles los clavos y martillos que traían para efectuarlo.

Alonso Vázquez
peleando con mucha gallardía le habían muerto casi seiscientos hombres, y le ganaron tres piezas de artillería, gruesas , y dos culebrinas ; y con honroso trabajo las retiraron dentro de Roam , dejándoles enclavados otros tres cañones , y arrasados más de doscientos pasos de trinchera.

Carlos Coloma
Con todo eso, entraron algunos soldados nuestros, que murieron procurando enclavar la artillería enemiga

Las piezas de artillería eran el elemento clave en el asedio de una plaza fuerte. En las dos piezas de la ilustración se puede ver el fogón perfectamente.

Salida que hacen los de la guarnición de Los Gelves sitiados por los turcos en 1560, en la "Relación de la jornada que hicieron á Trípol de Berbería las armadas católicas, años 1560 y 61":
A 2 de junio, primero día de Pascua de Espíritu Santo, salieron por la parte de Levante 600 hombres de todas naciones, y llegados á las trincheas de los enemigos, se las ganaron, matando y hiriendo muchos, hasta hacerles desamparar el artillería. Enclaváronle dos piezas della, con punteroles, por no llevar recado de otra cosa. Pudiéranles quemar la pólvora: no osaron hacerlo por no quemarse ellos también

Los punteroles, según el DRAE, eran almaradas - agujas grandes - para coser alpargatas. No disponían de clavos, así que usaron las herramientas de que disponían para llevar a cabo su propósito.

También en la misma relación se explica que una compañía de soldados sicilianos - la de Lope de Figueroa, no el homónimo Lope de Figueroa que fue maestre de campo - se amotinó, y antes de abandonar el galeón que les transportaba en unas barcas, clavaron la artillería del mismo para que no se les disparase:
En el galeón de Cigala iba una compañía de sicilianos del Capitán Lope de Figueroa y otra de gastadores. En viéndole surto, hicieron lo mesmo que los calabreses, y aún más, porque mataron al Sargento y llevaron al Alférez ligado en tierra, y trataban de tirarle con las escopetas. El Capitán de la compañía había quedado en Malta. Primero que salieron del galeón enclavaron el artillería porque no les tirasen con ella, y no pudiendo caber todos en las dos barcas, quedaron de los amotinados hasta 24 ó 30.


Inutilizar los propios cañones

Cuando una plaza fuerte estaba a punto de capitular, o bien había capitulado ya, un engorro que se podía causar al ejército que había de entrar en ella vencedor era clavarle los cañones que en ella estaban, para dejarlos inutilizados, aunque fuera temporalmente. También - como ejemplifica Lechuga en el caso de la plaza de Calais - cuando se abandonaba la defensa de un circuito de la plaza fuerte - en ese caso, la ciudad - y la guarnición se retiraba a otro - en ese caso, el castillo - era imprescindible inutilizar los cañones, siendo muy dificultoso, sino imposible, retirar las piezas llevándolas consigo a la posición última de defensa.

Reutilización del cañón enclavado

Los cañones quedaban inutilizados, aunque no eran irrecuperables del todo. Cristóbal Lechuga, en su "Tratado de la Artillería y Fortificación" da un método para desclavar un pieza: haciendo prender una carga de pólvora, habiendo taponado previamente la boca del cañón - dejando un agujero para prender la pólvora mediante mecha o reguero. Teóricamente, la explosión producida expulsaría el clavo.
En caso contrario, debía intentarse golpear el clavo para sacarlo por el ánima del cañón - meterlo dentro - o trepanar la pieza para abrir un nuevo fogón, método que - según Lechuga - era rápido de llevar a cabo, siempre que se dispusiese de un fundidor con su taller.

Método detallado por Cristóbal Lechuga en su tratado para desneclavar una pieza de artillería
Lechuga proponía que un fundidor abriera un nuevo fogón junto al clavo, como método más rápido y eficiente para solventar el enclavamiento de la pieza de artillería

Herramientas necesarias para hacer el fogón

Desde luego, el hecho es que la pieza podía quedar inutilizada al menos durante un periodo de tiempo, y dado que los asedios se realizaban con muy pocas piezas, este objetivo cumplido podía significar un revés importante para el enemigo.
Publicar un comentario