La caballería del virreinato de Sicilia [1614]

La instrucción que sigue, es del duque de Osuna, virrey de Sicilia:

También he ordenado que los caballos no traigan sillas de armas; pues ni en la guerra se usan ni sirven de más que de matar el caballo en cuatro dias, y que todos los dichos del servicio militar y
de la milicia del reino vayan armados con solo peto y espaldar lijero, y un morrión de la m¡sma_ manera, y un arcabuz de rueda y pistola de tres palmos, podiendo servir con esto á caballo, y de infante si conviniere, apeándose: que como no se ha de pelear en este reino- con caballería enemiga, son las que bastan.


O sea, establece una caballería ligera compuesta por arcabuceros a caballo, que amén del arcabuz, llevaran una pistola larga de caballería. Pero advierte que no ha de emplearse con caballería enemiga, así que parece que su juicio sea el de establecer una caballería de mínimos, para el control del país, o para luchar contra algún desembarco de los turcos.

Pero más adelante, establece
Con el servicio militar habrá dos mil arcabuceros de á caballo, juntos con la milicia, y cinco compañías de caballos lijeros,

Entiendo que caballos lijeros siguen siendo lanceros [celadas o jinetes] a caballo, que componen esta caballería de Sicilia, de la cual obtiene cargo de comisario general, Manuel Carrillo y Toledo en marzo de ese año.
Publicar un comentario en la entrada