El primer uso de mosquetes en campo regulado [1567]

Una referencia de Bernardino de Mendoza, en relación a la marcha de la infantería española desde Italia a Flandes en 1567:
"En estas banderas [las de infantería española] mandó el Duque se repartiesen quince mosquetes por compañía, cosa de gran servicio en la guerra y para hacer mucho efecto, como en el suceso de esta se verá. Arma de que no se servía hasta este tiempo en la milicia Española, sino en las plazas que el rey nuestro señor tiene en Berbería, y en jornadas que se hicieron en la misma Provincia (en la que me he hallado) me acuerdo haberla tomado algunos soldados por el tiempo que se campeaba".
O sea, que Alba fue un innovador en convertir en norma en la infantería española el uso de este arma en Europa, pero ya se había empleado "campeando" en tierras de Berbería. De todas maneras, fue una auténtica revolución.

Esto otro, en referencia a mosqueteros, lo escribía García de Toledo, en respuesta a las peticiones de sueldos que realizaba Diego Pérez de Arnalte, para los soldados que habían quedado de guarnición en el recién tomado Peñón de Vélez de la Gomera y de la que don Diego era gobernador [la carta es de enero de 1565; el peñón se había tomado en septiembre de 1564, yla carta se refiere a lo útiles que fueron el verano pasado, de 1564]:
En los mosqueteros escribe verdad que allí son muy necesarios, y aun en cualquier plaza de Berbería; pero no pide razón en querer que se dé á un soldado que está en un castillo lo que se da á otro que trae de noche y de día el mosquete á cuestas, siendo del uno ecesivo el trabajo y del otro ninguno. Podríanse pagar veinte mosqueteros, porque á lo que me acuerdo , no le dejé yo mas número, y á estos dalles un escudo de ventaja á cada uno, y lo de los mosquetes téngolo por la cosa del mundo mas nescesaria, si se hubiese de hacer empresa en Berbería, y este verano pasado hemos bien visto el gran útil que de ello se sacaba.
Había dejado García de Toledo sobre un total de 400 hombres [aunque en otro caso se refiere a 350] un número de 20 mosqueteros, aunque en este caso no se esperaba que salieran a campear, sino que únicamente estuvieran en la guarnición.
En todo caso, se ve claro que el mosquete se usaba ya fuera de las guarniciones, como lo indicaba Bernardino de Mendoza.

Curioso ejemplo es el que recoge Gian Paolo Tore en su estudio Il Tercio de Cerdeña (1565-1568), citado por Eduardo de Mesa Gallego - según se puede ver en la siguiente tabla:

En junio de 1567, el Tercio de Cerdeña no disponía de un solo mosquetero, y en cambio, en la muestra pasada en julio de 1567 tenía 118, cambio que se puede atribuir a la orden del duque de Alba de repartir quince mosquetes por compañía.
Publicar un comentario en la entrada